Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
155070273

Acepta que puedes equivocarte o empezarás a fracasar

¿Pero quién nos creemos que somos por haber terminado unos estudios o haber recibido el titulo de asistir a un máster de manos del Rey? 

 

SEGUIMOS SIN SER NADIE MÁS QUE LOS DEMÁS. SEGUIMOS SIENDO PERSONAS COMO TU PAREJA, O TU JEFE. SIMPLEMENTE Y LLANAMENTE PERSONAS.

 

¿Por qué os hago esta pregunta  nada más empezar el artículo? Porque esta mañana he vivido la prueba que hacemos más caso al ego y a los títulos, que a la posibilidad de que estemos confundidos.

 

Iba caminando por el parque de cerca de mi casa, cuando he escuchado esta conversación:

“Mira, ayer me dieron el titulo que certifica que he pasado más de 600 horas estudiando sobre la motivación y ayudar a los demás, así que no me vengas a mí diciendo que estoy equivocado, por lo que te he dicho, porque lo sé a ciencia cierta”.

 

Sé que estaréis queriendo saber qué ha pasado al final, pues no lo sé. Pero me ha demostrado, que el hombre actual sigue como los de la Edad Media, cuanto más grande se cree que es el escudo que lo parapeta, más importante se cree que es.

 

Me da igual que tengas títulos en las mejores escuelas de negocios, que tus amigos sean los más famosos de Instagram o tengas millones de seguidores en facebook…porque yo siempre te hablaré como persona, no como influencer o como consultor más famoso del año. 

 

Si no eres capaz, de reconocer que te has podido confundir en algún momento, que no sabes escuchar a los demás, saber que cualquier persona te puede dar la solución a tus problemas aunque no tenga esos máster que tienes colgados en tu pared del súper despacho o que de un día para otro, todo lo que has estudiado, no te valdrá para nada… SINCERAMENTE, ME IMPORTA UN RABANO TUS TITULOS, PARA MI SERÁS UN MEDIOCRE, NO UN AVENTAJADO, COMO TÚ TE CREES.

 

¿Qué pensará la gente si no les escuchas nunca? TE ABANDONARAN.

¿Qué creerá la gente si creen que sólo tú tienes la razón en todo? ACABARÁN PASANDO DE TI.

¿Qué pensarán de un titulo que dices que te ha costado tanto pero en realidad es papel mojado para todos los demás? QUE ERES UN TONTO QUE TE LA HAN DADO POR QUESO, POR ESO, POR TONTO.

 

¿Piensas que tu trabajo nadie lo podrá hacer mejor que tú? Te aseguro que están ya creando robots, que no se quejarán y serán mucho más rápidos que tú. 

 

Nos damos cuenta que la vida, es puro cambio. Aunque nos gustaría dominar todas las situaciones, ser el mejor en nuestro puesto de trabajo y que nadie nos hiciera sombra, ten claro una cosa:

 

JAMÁS PODRÁS SABER TODO EN LA VIDA Y SIEMPRE HABRÁ ALGUIEN QUE SEPA DE ALGO MÁS QUE TÚ.

 

Al escudarnos detrás de estas “lanzas” en forma de “máster”, amigos influyentes o devora libros pero que no sabes de que tratan en realidad, estamos perdiendo uno de los valores más importantes del ser humano, la humildad.

 

Al igual que el optimismo, la humildad, para mí no es ingenuidad. Es saber actuar desde la coherencia en todo momento. Hasta si tienes que mandarlo a freír huevos fritos a Cuenca, hacerlo, pero con humildad. Humildad, no quiere decir que seas tonto ante los demás, no haciéndote valer.

 

Humidad es saber que constantemente la sociedad cambia , y que como los ordenadores o los coches, a los 6 meses ya han perdido  parte de su valor, tú al salir de ese máster, de esa formación universitaria o MasterClass, como no sigas actualizándote, tu valor irá decreciendo a ritmos agigantados cada segundo que no lo hagas.

 

Humildad es ser consciente de lo que uno sabe, pero también que seguro y siempre será así, de todo el mundo puedes aprender cosas que no sabías.  Que hasta la Wikipedia está actualizándose, y haciéndose mejor con cada aportación. Tanto buenas como malas.

 

Somos las historias que nos cuentan, las experiencias que vivimos, y las derrotas que sufrimos. No eres un título, por favor.

 

Humildad es aceptar que a lo mejor puedes estar equivocado. Que no pasa nada, tranquilo, que no se te va a caer el mundo encima.  Hasta los ordenadores se quedan atascados o Google no nos da como 1 respuesta, lo que estábamos buscando, así que tranquilo. Humildad es no hacer caso a esas personas que nos dicen que estamos equivocados, no entrando en disputas sin sentido y esperar con una sonrisa, como se da cuenta, él sólo, de su error.

 

Todos nos equivocamos.

 

Pero es que nos han enseñado que reconocer que nos hemos equivocado, nos puede enseñar la naturaleza de quienes somos, cómo nos hemos dejado llevar por el ego, las relaciones toxicas que hemos mantenido…en definitiva que la realidad es totalmente opuesta a la que tú creías. Y eso no es “cool” y puede doler mucho.

 

Duele todo lo que tú quieras. Puede doler si te aferras a esa mascara, a esas apariencias, a ese ego, pero si aceptas las emociones que te ha provocado ver otra realidad y dices: “Vale perfecto, ¿Qué debo aprender? ¿En qué me he confundido?…Enséñame una realidad que yo no veía”. Te aseguro que ese miedo empezará a desaparecer de forma más rápida que rebozándote en el miedo y la frustración.

 

Así que por favor: 

.- Escucha más a los demás. Seguro que te enseñan mundos hasta ahora para ti estaban ocultos.

.- No te creas que eres un titulo, un libro o el haber ido a una conferencia, un experto en ese tema, porque seguro que habrá gente que te dé más vueltas y muchas, sin título, pero con experiencia.

.- Equivocarse, es reconocer que no eres perfecto. Y es que jamás lo serás. Es reconocer tu humildad y sobre todo es empezar a vivir en el presente.  Reconocer que las cosas cambian y que seguramente tú, no lo has hecho. 

 

Así que por favor, cuñados sabelotodo, amigos impertinentes.. no os cerréis las puertas al conocimiento, se expandirá vuestros ojos y con ello vuestro mundo.

 

David Asensio

CEO CANALLA de Chocolate Rojo Consulting. Autor del libro Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde.