Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
sdonia

Carta por la igualdad

 

 

Mi nombre es Sonia López Aguirregabiria. Escribo para felicitar a la organización de la carrera Ilumina la Noche por su gran organización y el ambiente que se vivió durante toda la tarde-noche en Móstoles. Sin embargo también quería mostrar mi descontento por un suceso que no tendría que haber ocurrido en pleno siglo XXI.

 

Mi victoria en la clasificación general me produjo una gran felicidad. Ésta, en cambio, se tornó en frustración cuando comprobé la discriminación que sufrí como mujer en la entrega de premios.

 

A pesar de que estaba reflejado en el reglamento, el concepto de lo que se hizo entra en flagrante contradicción con el momento social que vivimos, donde a pesar del mucho camino recorrido para corregir  la discriminación por razón de sexo, a veces se descuidan detalles tan importantes como el trato igualitario entre hombre y mujeres.

 

El premio del dorsal a Nueva York estaba reflejado en el reglamento, que se entregaría  al primer atleta masculino local y la primera atleta femenina local.

Esta decisión puede entenderse dentro de una política de motivación de deporte en el municipio de Móstoles. El problema se presenta cuando se decide dar otro premio al primer atleta de la general, es decir al primer hombre, por que como todos sabemos, será un “corredor” no una corredora, el primero en cruzar la meta…es por eso que las mujeres competimos en categoría femenina, categoría diferente a la masculina.

 

Yo he participado en innumerables pruebas y NUNCA el premio del 1er hombre puede ser diferente al de la primera mujer. Por favor, imaginaos esa foto en el podium el primer hombre, la primera mujer local y el primer hombre local. La primera mujer de la general, presencia la escena desde el público…  Convendréis conmigo que la situación es violenta y desagradable…..es un momento que un Ayuntamiento como el de Móstoles, no puede permitir que se vuelva a producir.

 

 ¿Por qué no se le da el mismo premio al primero de la general y a la primera de la general? ¿Acaso tiene más mérito él por ser hombre? O dicho de otra manera: ¿tengo menos mérito yo por ser mujer? ¿no merece mi esfuerzo el mismo reconocimiento que el del primer clasificado?

 

El malestar que me produjo esa flagrante desigualdad no fue únicamente mío, sino de muchas mujeres que se me acercaron para mostrarme su apoyo. Las redes sociales también se han hecho eco de esta decisión que considero desafortunada y que de verdad, considero ha sido un error tomar. Si trascendiera el hecho, de verdad creo que miles de mujeres mostoleñas, se llevarían una gran decepción.

 

Se da la circunstancia especial de que por mi condición de duatleta (1ª en el ranking español en 2013) llevo el nombre de Móstoles por todos los rincones de nuestro país al pertenecer al maravilloso equipo local Triatlón Móstoles Clavería. Por eso la desilusión fue doble. Se estaba produciendo en la que considero también mi casa.

 

Con sinceridad creo que alguien no meditó adecuadamente esa decisión, es mi obligación como mujer y como corredora, ponerla ahora de manifiesto con este escrito con mi deseo de que ojala se ponga solución a este feo episodio que este sábado noche viví en primera persona y desde esta edición de 2014 en vuestra prueba exista igualdad. No pido más.

  

Sonia López Aguirregabiria