Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
Captura

MI AVENTURA EN KONA. IRONMAN DE HAWAII CON IVÁN RAÑA

 

Este año mi viaje al Ironman de Hawaii fue como supporter de Iván Raña para ayudarle en todo lo posible para que hiciera una gran participación.   Los últimos entrenos suyos en la isla fueron muy buenos y las ganas estaban a tope. Esta es la prueba más dura del mundo. El nivel es máximo y el circuito es exigente. El Ironman de Hawaii no defrauda. No sólo hay que ser fuerte físicamente sino también mentalmente duro como una roca. La natación no fue relevante aunque perder tiempo para algunos si que podía ser vital.

 

Los 180km de ciclismo son durísimos. Sin un solo descanso y con un calor asfixiante además del viento que se levanta en contra. Normalmente se forma un grupo que poco a poco se va desgranando. Hay que ser frio para no precipitarse en el ritmo cuando se va fresco pero no demasiado conservador y poder responder a los ataques serios.  Aquí los buenos están 4h30 dando pedales con una intensidad como si fueran sólo 20km. Sin embargo aguantan y siguen a pesar de los deseos de su cabeza de aflojar.   Lo verdaderamente duro empieza a partir del km 120 cuando las fuerzas flaquean y los rivales aprietan. En esos momentos parece imposible mantener ese ritmo pero lo hacen.

 

La maratón es el verdadero infierno. Nada perdido y nada ganado. Impacta ver como unos son capaces de mantener la sangre fría de mantener su propio ritmo. El propio Van Lierde ganador al final perdía tiempo al comienzo con Kienle. Sin embargo mantenía la calma y más tarde volvería a pasarlo y a ganar la prueba. Lo mismo con los de mas atrás. Algunos salían juntos de boxes pero mantenían la calma. Podían perder un minuto en los primeros kilómetros pero el maratón acababa poniendo a cada uno en su lugar.    

Pero que cabeza más dura hay que tener  para seguir adelante y no hundirse. Dejar a sus rivales marcharse y poder pasarlos mas tarde. Tios duros! ¿O eran los otros los que se emocionaban en los primeros kilómetros y lo terminaban pagando? En cualquier caso hay que ser muy fuerte mentalmente para en esos momentos de máximo sufrimiento no desmoralizarse y seguir sufriendo a cada zancada.

 

El Ironman de Kona es un constante baile con continuos cambios. Algunos que parecían enteros y corriendo bien se desploman en los últimos 20km para acabar muy atrás o andando.  

 

Es impactante verlos correr desde afuera. Dan la imagen de estar pasándolo realmente mal. Sufrimiento puro. Parece que van corriendo despacio, con una zancada difícil paso a paso. Pero siguen aguantando hasta el final. 

 

Los 2 españoles hicieron un papel destacado. Eneko venía como favorito y por mucho tiempo llegó a tener opciones reales de podium pero unos problemas de estómago le frenaron en los últimos kilómetros para dejarle en el puesto 11. Un día duro para Eneko después de estar todo el verano fuera de casa entrenando sólo en otro país y lejos de su familia y de su mujer embarazada. Tanto sacrificio para después tener un mal día. Aun así el puesto 11 lejos de ser el puesto para lo que él estaba preparado es un gran gesto de esfuerzo y no rendirse.

 

Para Iván esta era su primera participación en Hawaii. Eso siempre es una cruz pues esta prueba hay que conocerla para dominarla. Sin embargo Iván también había preparado la prueba a conciencia y no sólo venia aquí a coger experiencia sino a disputarla. Sus días previos fueron buenos.  Mucho descanso y algunos entrenamientos destacados para llegar a punto a la cita. Su sexto puesto y además ser el mejor Rookie o mejor debutante suponen una gran participación. Él pensaba en el podium pero tal y como se desarrollo la prueba con algunos minutos en bici perdidos y una remontada épica en el maratón desde el puesto 18º hasta el puesto 6º a solo 2´del 4º, nos dejan a todos con un gran sabor de boca y con ganas de volver a verle en el 2014.

 

La victoria este año fue para el Belga Frederic Van Lierde que ya en 2012 fue 3º. Su carrera fue muy sólida. Buena natación, excelente bici y brillante maratón para remontar desde el 4º puesto. Ganar por delante de Luck Mackenzie que fue la revelación del día con una exhibición en la bici sólo al alcance de unos pocos. El 3º puesto fue para el alemán Sebastian Kienle.

 

Alejandro Santamaría

@trientrenos