Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
la foto (2)

Lucía se sumerge en el running por la puerta grande

 

Es increíble la felicidad que puedes llegar a sentir mientras atraviesas por primera vez la meta de un Medio Maratón, después de 21KM imaginándote ese momento. Bueno más bien, después de días, semanas, meses de entreno, imaginándote ese momento.

 

He de confesar que mi inmersión en este reto no fue algo meditado ni formaba parte en mi lista de “TO DOs”. Surgió un poco por casualidad.

 

Era el día del primer cumpleaños de mi hija, tarta en mano y con toda la familia enfrente cantando cumpleaños feliz yo pensaba, mientras cantaba e intentaba impedir que mi hija se quemara el dedo con la vela, lo rápido que había pasado este año tan maravilloso. También pensaba, mientras me comía mi trozo de la estupenda tarta que nos había regalado mi hermana, que había pasado ya un año desde que di a luz y todavía no me había puesto a adelgazar los 4 kilos que había ganado con el embarazo. A las pocas semanas mi marido me comentó que motivado por un íntimo amigo suyo que se estaba preparando para un Medio IronMan (sí, eso son palabras mayores, Chapeau Alfonso!) había decidido apuntarse al Medio Maratón de Madrid del 6 de abril. Yo pensando en esos 4kilos que llevaba a cuestas, que habían decidido asentarse en mi cuerpo,decidí que era una muy buena oportunidad para ponerme en forma y le dije a mi marido: “¡¡Me apunto contigo!!” La cara de mi marido aún la recuerdo, era una mezcla de felicidad máxima por compartir el reto juntos y asombro ya que teníamos solo dos meses por delante para prepararnos y yo desde antes del embarazo no había hecho nada de ejercicio.

 

La verdad que fue una gozada compartir el reto con mi marido. Es de las personas más organizadas y disciplinadas que conozco, junto con mi padre. Mi marido enseguida se puso a organizar nuestro plan de entreno. Llamó a Álvaro Yturriaga, Socio de Runin, y le pidió que nos pusiera en contacto con un entrenador que nos llevara nuestro plan semanal de entreno. Álvaro nos presentó a Julián, quien nos preparó un plan semanal detallado y adaptado a nosotros, aumentando semanalmente los kms y los tiempos de entreno. Julián salía a correr con nosotros cada 3 semanas para comprobar cómo íbamos mejorando. Contar con el asesoramiento de Julián, para nosotros fue una tranquilidad máxima y nos dio la confianza necesaria para ver el reto alcanzable en tan solo 2 meses.

 

El día de la Carrera fue una gozada, lo disfruté muchísimo, he de reconocer que me daba un poco de respeto la carrera pero ver a tanta gente con el dorsal te hace pensar que si tanta gente puede hacerlo, tú también. Salimos del Parque del Retiro dirección Plaza Castilla, estos 9 primeros km eran cuesta arriba por lo que yo estaba concienciada que no debía acelerarme y era importante reservar fuerzas porque la altimetría era elevada. Sin darme cuenta ya estaba en Plaza Castilla, me había quitado la parte difícil de la carrera y me sentía súper bien, nada cansada y disfrutando muchísimo de la experiencia, y lo más importante que llevaba muy buen ritmo. De Plaza Castilla el recorrido seguía de vuelta el Retiro por Príncipe de Vergara y luego Serrano, estaba feliz, impresionada por lo cómoda que me sentía corriendo y me dediqué a chocar la mano a todos los niños que iba pasando que estaban en la valla animándonos. Ver a un amigo de mi marido, Alberto,  con su hijo Álvaro en su bici de ruedines, esperando a que fuéramos pasando me hizo especial ilusión. Sin darme cuenta ya estaba otra vez en el Retiro y llevaba 16km de carrera, sólo quedaba bordear el Retiro por fuera y ya estaba. Todo fue rodado hasta la llegada a Atocha, de Atocha a la Puerta de Alcala es una subida importante que cuando llevas 18km corriendo, notas complicada. Pero no pasaba nada sólo me quedaban 3km para terminar y decidí bajar el ritmo pero no parar de correr. Busqué motivaciones que me dieran fuerzas:

 

- La primera imagen que me vino a la cabeza fue mi madre, mi pilar y referencia en la vida, sentí sus fuerzas que me enviaba desde el Cielo. La siento cerca siempre y eso me da las todas las fuerzas necesarias ante cualquier circunstancia.

- También pensé en mi marido y en la ilusión de habernos preparado juntos para este reto. Le debo a él haberme apuntado a la Carrera. Él es quien me ha motivado durante todas las semanas de entreno para que no lo dejara.Estaba deseando llegar y que me viera pasar por la meta y que viera que lo había conseguido ya que no corrimos juntos el Medio Maratón porque el llevaba un ritmo superior al mío.

- El deseo de ver a mi hermana en la meta, tras la pérdida de mi madre, mi hermana y yo nos hemos convertido en “una”. Lo es todo para mí. Ella se había encargado de llevar a mi hija al Retiro y nos estaban esperando en la meta. El imaginarme abrazar a mi hija y hermana me dio muchas fuerzas.

- Correr por todos aquellos que no pueden, por las personas con Enfermedades Raras, aquellos que están en silla de ruedas, personas con cáncer, en general por todas las personas enfermas, las que se han ido, ellos sí que son el verdadero ejemplo para mí de esfuerzo y superación. En concreto me venían un par de nombres a la cabeza que me voy a reservar para mí (sus iniciales A.Y y A.P.) Me decía a mí misma: HAZLO POR ELLOS, ELLOS NO PUEDEN CORRER, CORRE POR ELLOS, NO TE PARES.

 

Después de toda esta película de imágenes que pasaron por mi cabeza, de repente me vi entrando por la puerta del Retiro. La música a todo volumen, los globos, la gente aplaudiendo vaticinaban la felicidad que iba a sentir cuando a escasos metros pasara por la meta.

 

Para mí, atravesar la meta habiendo hecho mi primer Medio Maratón en un tiempo de 2horas 13min,  ver la cara de mi hermana e hija que me estaban esperando en la meta saltando y sonriendo, abrazar a mi marido mientras nos decíamos “¡Lo hemos conseguido!” (él lo hizo en 2horas exactas), y ver a mis cuñados y amigas que habían ido a animarnos, fue la mejor de las recompensas, y no os voy a mentir, también lo fue el haber conseguido perder esos 4 kilos.

 

Si alguien ha conseguido llegar a leer hasta aquí, sin aburrirse,  me gustaría compartir mis consejos para aquellos que estéis pensando en apuntaros a un Medio Maratón por primera vez:

 

-          Todo el mundo puede: Yo llevaba 1 año y 9 meses sin hacer nada de deporte y en solo dos meses conseguí pasar de no poder correr más de 3km seguidos a correr 21km a un ritmo de 6min/km.

-          Ponerse en manos de un profesional: Que un profesional como Julián de Runin te asesoré sobre tu plan de entreno semanal, te asegura que si eres constante conseguirás el objetivo.

-          Disciplina: Es clave, debes cumplir al detalle el plan de entreno, aunque te duela la cabeza, llueva o hayas salido tarde de trabajar.

-          No sobre-entrenar: Los días de descanso también son claves, tu cuerpo necesita descansar y recuperar fuerzas.

-          Hidratarte mucho: Beber agua es importante para sentirte cómodo mientras corres. Especialmente los días previos a la carrera.

-          DISFRUTAR de la Carrera: Disfrutar del ambiente, de las miles de personas que también corren la carrera, de la gente anónima que te anima tras las vallas y te sonríe y dice: “Tú puedes” cuando pasas por su lado, de la cara de felicidad de tus familiares, amigos que te están esperando en la meta.

 

Gracias por leerme,

 

Un abrazo,

 

Lucía Andrés Pérez