Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
alejandro santamaria

Paciencia…¡¡Santa paciencia!! La virtud del atleta

  Apuntarse a la moda de correr no es fácil, igual que empezar la temporada después de un parón. Los que llevamos tiempo corriendo queremos desde el primer día recuperar las buenas sensaciones y correr rápido como en la última competición. Y los que empiezan de cero ven imposible siquiera correr 2o segundos seguidos.  A todos les falta paciencia y en muchos casos acaban forzando más de la cuenta antes de tiempo con lo que acaban lesionados o pasados de forma. O en el peor de los casos acaban abandonando porque ven imposible poder llegar a correr 10 kms seguidos.

   La paciencia es la primera virtud del fondista. Los resultados llegaran pero no hay que tener prisa para conseguirlos y hay que saber que el recorrido tiene que ser progresivo y la planificación tiene que ir con calma.

   Pero hay que ver como nos cuesta correr 30 segundos más lento de lo que lo hacemos cuando estamos en forma… La Navidad nos deja algún kilo de más y el invierno menos tiempo y ganas para entrenar. Hay que ser duros de cabeza y saber que con constancia volveremos a correr rápido, y no caer en el error de forzar desde el primer día.

    A menudo escucho entre la gente que quiere empezar: “A mi no me gusta correr, me ahogo, no aguanto 10 segundos seguidos, no es para mi!”   Muchos de estos principiantes tienen algún amigo o compañero de trabajo que les cuenta sus sus carreras o entrenos de 1 hora como si nada. Prueban y desde el primer día quieren correr 50 minutos o 1 hora, lo cual es casi imposible. A los 5 minutos abandonan fundidos y desesperados. “Correr no es para mi, no me gusta!”

   En todos los casos hay que empezar con calma y paciencia e ir poco a poco; la satisfacción y la recompensa llegará, pero hay que pagar un pequeño peaje de unos días con malas sensaciones, dolores y hasta agujetas para empezar a recoger frutos.

    En los primeros días de entreno o del año es fácil cargarse toda la temporada por la falta de paciencia y prisas. En mi entorno de los años en el Centro de Alto Rendimiento era fácil ver sobretodo a los más novatos empezar el año muy fuerte y con muchas ganas. Picándose con todos y queriendo demostrar en cada entrenamiento su potencial mientras que los más veteranos entrenaban tranquilos sin superar esa línea roja. Nosotros lo llamábamos el ¨campeón de invierno¨. Nuestra época fuerte empezaba en Abril o incluso más tarde y era en verano cuando nos jugábamos todo y cuando teníamos que estar a tope.  El campeón de invierno  se crecía al ver su teórica superioridad en esas primeras semanas del año y eso le hacía forzar más y más. Cuando llegaba la primera competición ya estaba pasado de forma y normalmente no levantaba el vuelo en toda la temporada. Más tarde yo mismo acuñé un nuevo termino  intentando aconsejar a un compañero que en esas primeras semanas forzaba más de la cuenta, creyendo que estaba  haciendo las cosas bien… Pues las cosas son así:  “Rey de Enero, Bufón de Mayo”

Nuestras competiciones empiezan en Mayo y es entonces cuando hay que estar en forma y no en Enero. Como no se puede estar a tope todo el año, inevitablemente si estás a tope en Enero no llegas a Mayo. Sobretodo si empiezas a entrenar muy fuerte sin haber hecho antes una buena base. El estado de forma te lo da el tipo de entrenamiento. Si entrenas muy fuerte desde el principio, te pasas de forma sin ni siquiera estar fuerte. Si vas con calma conseguirás entrenar fuerte después, asimilando más y mejor el entreno. Simplemente cuanto más tiempo tardes en coger la forma más fuerte te pondrás y más te durará la forma.

Entrenar con calma no significa entrenar poco. En mi caso todo lo que pueda. Es la época de volumen y hay que sumar muchas horas pero los ritmos y las intensidades hay que controlarlas y es donde no hay que forzar.

Del mismo modo no todos los días tenemos que encontrarnos “SúPER¨. Hay que saber que en alguna ocasión ni el ritmo ni las sensaciones tienen que ser buenas, pero todo llegará si se tiene PACIENCIA! La virtud del atlet@…

Alejandro Santamaría / @trientrenos