Bienvenido Registrate conectando con Facebook o llenando los campos.
Bienvenido Ingresa conectando con Facebook o con tu usuario y contraseña.
Recuperar Password Olvidé mi contraseña
Si no recuerdas tu contraseña, pulsa aquí.
Bienvenido Rellena tu email y te enviaremos de nuevo tu contraseña.
entrenadorespadres

Padres de un deportista

 

Hoy solo quiero decirte viejo del alma, que eres el ser que más respeto y admiro…por eso te pido con amor y vehemencia, que mas que padre..¡Seas mi amigo!

Anonimo

 

Siguiendo y hondando más aún en el tema familiar y despues de hablar sobre el  deporte en el embarazo, en este post nos centramos en las relaciones paternofiliales, haciendo hincapié en la natación pero evidentemente extrapolandolo a todos los  deportes.

 

Resumen: Un padre/madre debe ser eso, padre o madre antes, durante y al  finalizar las competiciones. Nunca hacer el papel de entrenador, compañero o manager.

 

Respuestas ante las preguntas de muchos padres/madres:

 

¿Cómo debo comportarme ante la competición de mi hijo/a?
La contestación es aparentemente sencilla. Un padre/madre debe ser eso, padre o madre antes, durante y al finalizar las competiciones. ¿Qué es lo que quiero decir con esto?

 

Han de mostrarse motivados y seguros e intentar transmitir estas sensaciones a su hijo/a, dando a las competiciones la importancia que tienen, que a estas edades suele ser más bien poca. Deben hacer hincapié en el comportamiento, en la educación y en la disciplina que son los valores realmente importantes y los que deben trasmitir e insistir a su hijo/a.
Consejos básicos para ser un buen padre/madre de un deportista de competición

 

• ser padre o madre, ya que su hijo/a ya tiene entrenador-a.
• ser siempre positivo: Escuchar, apoyar y motivar a vuestros hijos e hijas antes y después de las competiciones.
• No juzgar ni evaluar la calidad del entrenamiento, de la técnica o de los resultados delante de los hijos/as.
• Evitar los regalos por resultados, ya que son totalmente contraproducentes. Ir a cenar fuera, o hacer algo especial después de cada competición, haya salido bien o mal, es una buena idea.
• Juzgar y controlar el comportamiento y disciplina de sus hijos/as. Estos si son asuntos que les conciernen en su papel de padres.

 

 

Hay muchos entrenadores/as que opinan que el mejor padre/madre es aquel que nunca va a los entrenamientos. Personalmente no veo ningún problema en que el padre o madre disfrute viendo entrenar o competir a su hijo/a siempre que tenga el auto-control suficiente para reservar sus opiniones sobre los temas técnicos o de nivel
ante su hijo/a.

 

Nunca debe hablar de natación después del entrenamiento en el camino a casa. Si a su hijo/a le apetece hablar escúchele, pero no le evalúe ni le juzgue. No le diga lo que ha hecho mal durante el entrenamiento ni en lo que debería mejorar. Nunca tampoco de información sobre resultados que su entrenador no le ha dado.

 

El padre o madre de un deportista ha de ser igual en todos los sentidos al padre o madre de un niño no deportista. La competición provoca sensaciones y sentimientos que son muy distintos en cada niño-a, por supuesto muy diferentes a los provocan en un adulto. Nunca intente trasmitir lo que usted siente a su hijo-a. Solo tiene que saber escuchar lo que su hijo/a siente e intentar rebajar sus miedos o temores. Debe ser el joven deportista el que aprenda, con los años y acompañado en todo momento de sus  padres, a controlar sus temores y superar sus frustraciones.

 

Manuel Aguado